• En La Aduana además de ofrecerte la mejor ubicación y el mejor confort con las mejores vistas, queremos que viajes dentro de tu estancia, por eso podrás tomarte un café sobre un antiguo carretillo de Renfe, entretenerte buscando antiguas rutas de navegación en nuestros mapas, teletransportarte cocinando a los años 50 en nuestra cocina americana, comer sobre una mesa hecha con una antigua sierra, lavarte las manos sobre una antigua máquina de imprenta del París de los años 30 o sobre una antigua máquina de coser como la que había en casa de la abuela, en definitiva, toda una experiencia.
  • Gracias a sus amplias habitaciones con baño privado, acceso independiente y todas las comodidades, te ofrecemos dos modos de reserva, por habitaciones o el apartamento completo según tus necesidades.